Prueba de lectura, escritura y oralidad (LEO)

LEO es una evaluación que se propone a los alumnos de segundo año de primaria. Evalúa los conocimientos de los niños en cinco habilidades: oralización de la lectura, construcción de significado en la lectura, reflexiones sobre el lenguaje y producción de textos orales y escritos.

Los objetivos de LEO son producir información acerca del grado en que los niños que cursan 2do año logran desarrollar ciertas capacidades y conocimientos fundamentales en lenguaje; describir sus desempeños; contar con un sistema de indicadores que evidencien las habilidades de los niños y permitan consignar en qué momento de los procesos de la lectura, de la escritura y de la oralidad se encuentran.

LEO aporta al maestro información sobre los distintos niveles de logro de cada uno de sus alumnos y le brinda insumos para la búsqueda de estrategias didácticas para apoyarlos.

Esta evaluación se propone a mitad del año lectivo con el objetivo de reportar datos al mediar la primera etapa de la adquisición de la lectura, de la escritura y de la oralidad.

Las pruebas se aplican en una entrevista personalizada docente-alumno que tiene una duración aproximada de 40 minutos. El docente ingresa a la plataforma SEA y accede a la prueba, mientras que el niño trabaja con el texto en formato papel. A medida que va proponiendo al niño las distintas actividades, el docente va realizando los registros de sus respuestas. No todos los alumnos responderán los mismos ítems, ya que la prueba es adaptativa, o sea que los ítems que se plantean a cada niño dependen de sus respuestas anteriores.

La prueba de lectura evalúa 3 habilidades: oralización de la lectura, construcción de significado y reflexiones sobre la lengua. Tiene como eje principal un texto diseñado en tres páginas, en forma de tríptico. Este texto se compone de partes icónicas y escritas. En la primera página predomina lo icónico, en la segunda, existe un equilibrio entre la presentación de imágenes y las partes escritas, mientras que en la tercera predomina la parte escrita. Esta presentación tiene como objetivo no obstaculizar el desempeño que se quiere evaluar. En este sentido se pretende que ni la falta de información previa, ni la excesiva carga verbal sean trabas para una mejor comprensión. Para la prueba de lectura, se eligió un texto sobre los gatos por considerar que es un tema familiar, cercano a cualquier escolar y que no requiere de conocimientos específicos que puedan dificultar la capacidad de relacionar el texto escrito con sus conocimientos previos.

La capacidad del niño para oralizar un texto escrito se realizará a partir del tríptico presentado con información sobre los gatos. Se le solicita al alumno que lea en voz alta la información presentada. Se registrará el modo en que el alumno oraliza parte del texto y la entonación.

La construcción de significado evalúa si el alumno puede reconocer tanto información explícita e implícita como las secuencias discursivas que aparecen.

Las reflexiones sobre la lengua se evalúan a partir del mismo texto propuesto en lectura. Se solicita a los alumnos el reconocimiento de secuencias tipológicas, pronombres en su función referencial y signos de puntuación.

Para evaluar la oralidad, el docente le leerá al niño un texto sobre elefantes. Luego de esta lectura, el docente le propone al alumno que elabore un texto oral o que pueda transmitir ideas relacionadas con el tema propuesto.

La prueba de escritura se propone mediante una consigna pensada para promover una escritura funcional; no se trata de escribir para el docente sino para su divulgación en un diario escolar. La consigna se relaciona con la información que el docente le leyó al niño cuando le propuso que elaborara un discurso oral.

En el siguiente link se encuentra el documento conceptual de LEO en el que se describe con mayor profundidad el marco teórico y las características de esta herramienta de evaluación.